Historia Television Argentina 1951 - pág.9 - Television Argentina

--20190925 11189 Visitas

La Argentina peronista, Teatro de 1951, Primeras transmisiones, Teatro de 1951 (II), Más teatro de 1951, Primeras peripecias, El cine de 1951, Alberto Moneo, La radio de 1951, Los primeros de ficción, Medios de difusión, Iván Grondona, Muertes de 1951, La síntesis cine-teatro-televisión, Los primeros de no ficción, Pasaban cosas en 1951, La conmoción, Pronósticos, TV Ficción 1951, TV No ficción 1951
La Argentina peronista Teatro de 1951 Primeras transmisiones Teatro de 1951 (II) Más teatro de 1951 Primeras peripecias El cine de 1951 Alberto Moneo La radio de 1951 Los primeros de ficción Medios de difusión Iván Grondona Muertes de 1951 La síntesis cine-teatro-televisión Los primeros de no ficción Pasaban cosas en 1951 La conmoción Pronósticos TV Ficción 1951 TV No ficción 1951
La Argentina peronista Teatro de 1951 Primeras transmisiones Teatro de 1951 (II) Más teatro de 1951 Primeras peripecias El cine de 1951 Alberto Moneo La radio de 1951 Los primeros de ficción Medios de difusión Iván Grondona Muertes de 1951 La síntesis cine-teatro-televisión Los primeros de no ficción Pasaban cosas en 1951 La conmoción Pronósticos TV Ficción 1951 TV No ficción 1951

Un aviso publicado en Antena (11.12.51) dejaba en claro que los hombres que hacían la televisión argentina sabían bien qué ofrecían. "Larga es la serie de magníficos programas que se ofrecen diariamente: películas en serie, películas musicales, entretenimientos, preguntas y respuestas, trapecistas, prestidigitadores, humoristas, imitadores, grandes orquestas clásicas, típicas y características, cantos y bailes españoles, folklore en sus más variadas expresiones, visitas de «ases» del deporte, exhibiciones de billar, catch, partidos de fútbol, etcétera. "

El cine de 1951

Los isleros, dirigida por Lucas Demare, además de batir records de recaudación en la historia del cine argentino, cosechó los premios a la mejor película del año, otorgados por la Academia y los Cronistas Cinematográficos. Tita Merello por su labor en la citada película y Mario Soffici por su creación en El extraño caso del hombre y la bestia (también la dirigió) fueron galardonados como los mejores intérpretes, en el año en que sé estrenaron también Pasó en mi barrio (dirección Soffici), Sangre negra (Pierre Chenal) y Suburbio (León Klimovsky).

Ciento cinco salas cinematográficas en barrios consignan las carteleras de los diarios. Dura batalla por la subsistencia tendrán que afrontar ante el nuevo competidor.

Las transmisiones durante noviembre se efectuaban entre las 16 y las 19, retornando entre 21 a 23 (las dos horas de intervalo servían para preparar y consumir la cena). El costo de publicidad por minuto era aproximadamente el mismo que en las principales emisoras de radio. La menor audiencia se compensaba con el mayor poder adquisitivo de los poseedores del carísimo telerreceptor.

Un testimonio fundamental: Alberto Moneo

Alberto Moneo es uno de los hombres que hicieron la televisión argentina desde sus primeros momentos. Director desde 1953, nos brindó sus recuerdos sobre estos tiempos fundacionales.

"La TV aparece en la Argentina en forma silenciosa. Un grupo de mocosos, de 16, 18 años, vivíamos entre las calles Santiago del Estero, Salta y Moreno, en el barrio de Monserrat: el «Globo» Fontanals, «Pancho» Guerrero, Ignacio Quirós, Alberto de Mendoza, Emilio Ariño. Nos movíamos en el ambiente del teatro Avenida, éramos extras en zarzuelas. Como yo tenía estudios técnicos nos ofrecimos como cameramen. Hicimos las pruebas y después de tres meses nos confirmaron. Fuimos aprendiendo sobre la marcha, a la tarde estudiábamos con libros técnicos en inglés. "

Ante nuestra consulta sobre si los muchachos eran "atorrantes " Moneo es tajante: "No hubo nunca un atorrante, éramos todos señoritos. A mí me cargaban porque usaba siempre una camisa nueva, un traje limpio, un piloto. No había ni drogadictos, ni atorrantes, ni degenerados. En el Avenida estaban Ariño, Eduardo Tedesco, Colasurdo, Olmedo, «Coquito». Terminábamos de trabajar y nos quedábamos en un bar hasta las dos de la mañana. Era un ambiente de la noche, pero de gente muy trabajadora, ningún atorrante, nunca nadie fue preso. En esos primeros tiempos de la TV ganábamos un sueldo bueno, muy bueno, también teníamos nuestros «kiosquitos» ".


Compartir:


Página 9 de 20
 

Paginas: