El caballo en la historia - pág.4

El caballo en la historia - pág.4 Top Argentino

Hípica Argentina

--20191010 119 Visitas

La domesticación del caballo, considerada por Buffon como la más noble conquista del hombre, se remonta a los albores de la civilización...
domesticación caballo caballo en la historia topargentino

El caballo en la historia. A pesar de todo en el reciente conflicto armado chino-vietnamita, en el año 1979, las fuerzas chinas lanzaron numerosas cargas de su caballería contra posiciones fronterizas vietnamitas en la provincia de Lang Son.

Con el descubrimiento del Nuevo Mundo, los primeros conquistadores traen el caballo al continente americano, desconocido para el habitante autóctono de estas tierras, que sirve de valioso auxiliar y de cuya importancia nos da cuenta la historia de la conquista y colonización.


El caballo en la historia
Carlomagno monta un caballo medieval de buena raza junto al Papa Adriano I (siglo xv)

La feracidad de estas tierras y la existencia de grandes planicies húmedas, lo hará desarrollar rápidamente de uno a otro extremo formándose una nueva raza de gran resistencia. Las praderas del Norte, los llanos y las pampas en el Sud vieron desarrollar un tipo especial que se ha hecho legendario.

Durante los siglos XVII y XVIII y con la perfección de las razas por la velocidad y resistencia, fue nuevamente adoptado por los ejércitos creándose en todos los lugares cuerpos de caballería que modificaron las tácticas de guerra y las disposiciones del arte del combate. Pero también en la paz, fue el caballo el elemento indispensable en la vida de los vínculos humanos.

El color de su pelaje ha influido en todos los tiempos sobre el uso que había de hacer de ellos. El caballo blanco ha sido siempre señal de soberanía. Los sicilianos estaban obligados a dar anualmente a Darío, rey de Persia, 360 caballos blancos. Tito Livio cuenta que Dionisio, tirano de Siracusa, salió de su palacio en carro tirado por cuatro caballos blancos, por lo que fue imitado por su sucesor Hieronimus. Nerón entró en Nápoles sobre un carro tirado por igual número de caballos blancos, según dice Suetonio. Los emperadores de Occidente hasta su desaparición, se sirvieron constantemente de caballos blancos y en idéntica forma actuaron los emperadores bizantinos. Muchos Papas tuvieron esa costumbre, que concedieron por privilegio a ciertos obispos. Cuando el emperador Carlos IV fue a visitar a su primo Carlos V, rey de Francia, éste mandó al emperador un caballo negro y otro de igual color a su hijo Wenceslao, y montando él en un caballo blanco entró en París, entre los dos, manifestando a sus vasallos por el color de su corcel, que él solo era el soberano.

Igualmente el precio de un caballo dependía del color de su pelaje, siendo luego del blanco, el más cotizado el negro, especialmente si era totalmente tapado.

Cuanto antecede muestra la extensión del tema, pero nuestro objeto es mostrar la historia y las particularidades de una de las facetas de este noble animal que al decir de Plutarco «es el único que comparte con él hombre las fatigas de su propia vida".


Compartir:


 

Paginas: