El Comité - pág.19 - Folklore Argentino

--20211019 1605 Visitas
el comité historia argentina folklore argentino caudillo positivo Nacimiento Partido Autonomista Nacional revolución del 90 roca radicalismo socialismo argentino testamento de Alem poetas del comité sistema electoral topargentino



"-Vamos, vamos -decían desde adentro; él se sintió empujado, arrebatado, y sin perder un ápice de su entusiasmo se fue al fondo del salón, arrancó rápidamente una de las banderas, con acento vibrante dio un grito de ¡viva la patria! que le salía del fondo del corazón, y se lanzó a la calle desplegando su estandarte.

"Allí, olvidándose de la consigna recibida, suscitando en su memoria el recuerdo de otros tiempos, y con él delirio de su entusiasmo, iba a dar un viva a sus ideales del pasado, cuando sintió que una mano fuerte, nerviosa, le comprimía la boca, dejándole el viva en los carrillos abollados, como los de un niño que juega con un buche de agua.

"-¡Bárbaro!... -le dijo su amigo al oído; abrió él los ojos como un estrangulado, y con acento quejumbroso balbuceó- ¡Tienes razón!"

12.El "Unico" y los "Incondicionales"

La sucesión de Roca, dueño celoso de los complejos hilos y entretelones de la política criolla, provoca una división más profunda en el seno del Partido Autonomista Nacional.

El Comité

Julio A. Roca. Archivo General de la Nación.


Frente a esta coyuntura, Roca -conocido popularmente con el mote de El Zorro por sus argucias e intrigas políticas- impulsa la candidatura de su cuñado Juárez Celman, a quien acompaña Carlos Pellegrini, una figura flexible y ubicua, que en breve adquiere poderosa influencia en las maquinaciones y arreglos palaciegos electorales del Régimen.

Los sectores minoritarios del Partido, a su vez, reparten su apoyo entre Dardo Rocha y Bernardo de Irigoyen, cuyo prestigio federal -a pesar de los previsibles característicos azares de su vida política- le brinda cierto predicamento en los sectores criollos más tradicionales.

Los católicos, por su parte, alarmados por el sesgo secularizador y liberal de ciertas medidas propiciadas o anunciadas por Roca, vuelcan su apoyo a José B. Gorostiaga, en connivencia con el mitrismo.

Roca moviliza todos los recursos del aparato político y electoral, con la firme intención de liquidar a sus opositores, quienes frente a las duras condiciones en que El Zorro plantea la contienda electoral se coaligan para sostener la candidatura de Manuel Ocampo, una opaca figura de compromiso, en torno a la cual se verifica el acuerdo circunstancial de las fuerzas antirroquistas.

El Comité

El presidente Roca, a bordo de la Corbeta Uruguay. Archivo General de la Nación.


Pero los hechos demuestran una vez más la eficacia de la maquinaria oficialista. y en las elecciones de abril de 1886 la fórmula Juárez Celman-Pellegrini se impone por amplio margen sobre sus opositores: Juárez Celman obtiene 168 electores, Ocampo 32, y Bernardo de Irigoyen apenas 13.

El país (o con más precisión las situaciones provinciales, salvo Buenos Aires, Tucumán y Salta) se pronuncia en forma unánime por el candidato de Roca, e inaugura en esta forma uno de los períodos más tormentosos y polémicos de nuestra historia: el Unicato juarizta, a favor del cual culmina el proceso de estructuración del poder político-económico de la oligarquía terrateniente y de penetración del capitalismo inglés.

Bajo el auspicio de Roca (que se volverá crítico cuando pierda el control de su criatura), el nuevo presidente delinea un estilo de gobierno peculiar, caracterizado por la liquidación de las zonas opositoras, la superorganización del partido oficial, la actitud condescendiente -e inclusive complaciente- frente al peculado, la corrupción y el manejo discrecional de los negocios públicos, y al mismo tiempo la adopción dé un conjunto de medidas seculizadoras que completan la modernización formal del país, iniciada seis años antes por su mentor.

La adhesión al régimen juarizta tiene su expresión más característica en el memorable banquete de los Incondicionales, celebrado el 20 de agosto de 1889 en el salón de Gli Operai Italiani; verdadera apoteosis de la sumisión al "Unico" -como se llama a Juárez Celman-, que cuenta con el concurso de figuras intelectuales y políticas brillantes, y que será largamente utilizada por la oposición en su prédica periodística.

Desde el no menos famoso desfile nocturno de faroles organizado en honor de Juárez Celman por Estanislao S. Zeballos, por ejemplo, los lapidarios humoristas de Don Quijote convierten al farol en símbolo de incondicionalidad, a la vez que fustigan con dureza a las figuras más eminentes del Unicato: Ramón Cárcano, Lucio V. Mansilla, el coronel Capdevila, a quien llaman "Cabo de Vela", el atildado Estanislao Zeballos y algunos otros.

13.La Revolución Del 90

Nos acercamos, entretanto, a 1890. El Unicato ha forzado hasta límites insospechables la capacidad de crítica de la oposición, y esto por razones de índole política, económica y social que exigirían un análisis más amplio y pormenorizado. Anotemos sintéticamente, sin embargo, que hacia fines de la década del 80 la situación global del país se presenta de la siguiente manera:

a) En lo económico: Inversiones desordenadas e irracionales, sin prioridades precisamente establecidas; especulaciones con tierras, que provocan una suba artificial de su valor real; liquidación de deudas y servicios con nuevos y más gravosos empréstitos; cesión de los ferrocarriles argentinos al dominio inglés; despilfarro bancario a favor de los protegidos del Régimen; saldo negativo del intercambio; alza especulativa del oro; precariedad de los fondos fiscales; reformas que eximen a las empresas extranjeras de cumplir con requisitos legales ante los Tribunales de Comercio; crisis de la Bolsa, etcétera.

b) En lo político: Centralismo absorbente del Poder Ejecutivo; subversión del papel del Congreso; subordinación del Partido Autonomista Nacional a los planes del Ejecutivo, etc.

c) En lo social: Pauperismo; indiferencia frente a los problemas derivados del proceso de crecimiento urbano (conventillo, falta de salubridad, desempleo), primeras huelgas, etc.


Compartir:


Página 19 de 31
 

Paginas: