El Comité - pág.12 - Folklore Argentino

--20211019 1614 Visitas
el comité historia argentina folklore argentino caudillo positivo Nacimiento Partido Autonomista Nacional revolución del 90 roca radicalismo socialismo argentino testamento de Alem poetas del comité sistema electoral topargentino



Se inicia de esta manera una breve campaña militar, que culmina con la derrota de las fuerzas revolucionarias comandadas por Mitre, Borges y Arredondo, en los encuentros de La Verde y Santa Rosa.

Alsina, convertido en ministro de Guerra del nuevo presidente, ha sido el eje electoral y será el sostenedor más firme de este nuevo proceso.

En su extraña Peregrinación de Luz de Día (1871), Juan B. Alberdi había pintado con colores bastante subidos la teoría política de Alsina, enunciada con insólito cinismo por el alegórico Gil Blas:

"En la política soy empresario de elecciones, corredor de candidaturas y constructor de presidencias.

En una política liberal, como es la de América, los sirvientes sirven libremente: son empresarios que emprenden por cuenta de su amo y para su amo, mediante un largo y liberal estipendio recibido en parte del producto de cada empresa, es decir, de cada elección.

Para mí es mejor hacer presidencias que desempeñarlas. Presidir al presidente, gobernar al gobernante, conducir al país desde su casa sin ser visto, sin darse trabajo, sin correr riesgo, sin responder de los disparates del gobierno, es estar a los provechos sin estar a las pérdidas, y no es indigno del buen juicio de Gil Blas. Además, en mi calidad de extranjero, es justo que me contente con el modesto rol de presidir al presidente.

"Pero no es poco saber buscar y descubrir un presidente gobernable. Generalmente es preciso ir a buscarlo en el interior del país.

Después de encontrado y hecho presidente antes de ser elegido, viene el trabajo delicado de hacer creer al amo, es decir, al pueblo, que él es quien lo ha elegido. Esto es fácil ciertamente para el que sabe que no hay sino seguir el método empleado para engañar a los reyes en Europa.

El arte de engañar a un rey es el de engañar a todo soberano, a comenzar por el soberano pueblo, que es el más crédulo de todos, porque se compone en su mayor parte de gentes que no saben deletrear.

Se puede decir que sus sirvientes quieren, piensan, aman, aborrecen y gobiernan por conducto de ss amo, en vez de que su amo piense, quiera y gobierne por conducto de sus sirvientes.

Esta es toda la diferencia entre los soberanos de los dos mundos: los unos gobiernan a sus sirvientes, los otros son gobernados por sus sirvientes.

El amo, para ser bueno, ha de ser el instrumento del criado. El amo moderno, el amo cristiano, es sirviente de su doméstico. Por este contraste raro yo soy aquí un sirviente soberano, por decirlo así, gracias a mi talento y tacto para descubrir los buenos candidatos.

"Las condiciones y calidades de un buen candidato para el gobierno de mi conveniencia, no son pocas. Debe tener en apariencia todas las aptitudes del mando; pero en realidad debe carecer de todas, porque si una sola le acompaña, eso será lo bastante para que nunca llegue al poder.

Con el exterior de un gobernante nato, debe ser más gobernable que un esclavo; debe ser un timón con el aire de un timonero; una máquina con figura de maquinista; un carnero con piel de león; un conejo con el cuero de una hiena; un bribón consumado con el aire grave del honor hecho hombre.

Debe ser un mentiroso de nacimiento, para darse el aire de odiar a la mentira.

Debe ser liviano como el corcho, si quiere ser el rey de las ondas, pues si es grave y pesado como el oro, las ondas pasarán por encima de él; las anclas son de hierro, las boyas son de corcho; aviso a los que no quieran ahogarse en el mar de la democracia.

El carácter es un escollo y el vicio de decir la verdad es otro. El que ama el poder y aspira a tenerlo, debe dejarse mutilar las manos antes de abrirla si está llena de verdades: verdad y poder son antítesis.

Gran fama de hombre culto debe tener el candidato, pero jamás llegará al poder si su educación no ha sido hecha ni adquirida por estudios que ha dejado de hacer en universidades que dejó de frecuentar, en instrucción y conocimientos que se abstuvo de adquirir.

Debe tener el talento de ocultar la verdad por la palabra y la prensa. La frase gobierna al mundo a condición de ser vacía, porque la frase, como el tambor, hace más ruido a medida que es más hueca."

9.La Politica De Conciliacion

Durante la presidencia de Avellaneda comienza a perfilarse con fuerza política propia la figura de Julio A. Roca, el hombre que ha aplastado la revolución de 1874 y que se apresta a concretar la reclamada ocupación del Desierto.

Roca controla las provincias cuyanas y comienza a desarrollar una hábil y sutilísima política de captación que culminará, en su primera etapa, con la imposición de Juárez Celman en Córdoba, como ministro del gobernador Del Viso.

El ablandamiento del viejo estilo mitrista en el interior alcanza su punto culminante con el fracaso de la revolución encabezada en Santiago del Estero por los Taboada (28/3/1875), pero esta retracción no significará en modo alguno el ocaso del fustigado nacionalismo porteñista.

Los ejércitos mitristas, por cierto, han cumplido un papel importante al quebrar la resistencia de los grupos federales del interior, pero ahora las oligarquías locales han comenzado a identificarse con la absorbente oligarquía porteña, y se hace necesaria una modificación de estilo y la creación de un nuevo esquema de fuerzas que interprete y respalde con mayor plasticidad la creciente madeja de intereses comunes.


Compartir:


Página 12 de 31
 

Paginas: