El Comité - pág.9 - Folklore Argentino

--20211019 1609 Visitas
el comité historia argentina folklore argentino caudillo positivo Nacimiento Partido Autonomista Nacional revolución del 90 roca radicalismo socialismo argentino testamento de Alem poetas del comité sistema electoral topargentino



Sigue pendiente, sin embargo, el problema de la fórmula autonomista, que según Carlos R. Meló en Los partidos políticos argentinos se resuelve así:

"El 2 de febrero de 1868 el Club Libertad convocó a afiliados y simpatizantes a la elección de candidatos, reunión a la que concurrieron unas mil quinientas personas.

Se había resuelto que se votarían los nombres de Sarmiento y de Alsina, y que aquel que obtuviera mayor número de votos sería candidato a la Presidencia, y al vencido se le adjudicaría la candidatura vicepresidencial.

Abierto el acto, propuestos a los concurrentes los nombres de los candidatos, y tras de rechazarse una moción en favor del sufragio escrito, porque la mayor parte de los ciudadanos de Buenos Aires eran analfabetos, se inició la votación de las candidaturas.

Un cartel a la derecha del presidente de la asamblea, indicaba a los amigos de Sarmiento dónde debían colocarse para que fueran computados como sufragios de él, y otro cartel a la izquierda, con el nombre de Alsina, congregaba a los partidarios de éste.

El número de sufragantes favoreció a Sarmiento, pero a estar a una tradición, bastante discutida por cierto, el Presidente de la asamblea reunida en día excesivamente caluroso, colocó a la sombra a los amigos de Sarmiento y, en cambio, a los simpatizantes de Alsina los ubicó bajo los rayos del sol."

6.La Decada De 1870

Durante la década del 70 se produce, como veremos, una redistribución de fuerzas que gravitará decisivamente, entre otros aspectos, en el proceso que conduce a la federalización de Buenos Aires.

En la región cuyana y en las provincias del Noroeste, por ejemplo, ha sido liquidada la influencia de los grandes caudillos federales (Penaloza, Saa, Varela, Guayama), pero también se verifica una paulatina aunque sostenida retracción del mitrismo.

En Entre Ríos, con la muerte de Urquiza (abril de 1870) y con la subsiguiente intervención armada a la provincia, el añejo partido federal se divide en dos fracciones aparentemente irreconciliables: los blancos, que responden a Ricardo López Jordán, y los colorados, que posteriormente llegarán al poder con las banderas del Partido Nacional.

En Corrientes el partido federal comienza también a desintegrarse, para adoptar hacia 1877 el nombre de Partido Autonomista (con características muy particulares), y en las restantes provincias los núcleos federales se reagrupan en las filas del naciente Partido Nacional fundado por Nicolás Avellaneda para reivindicar las postergadas aspiraciones de unidad y organización del país.

Como respuesta al nuevo diseño de la situación nacional la ley 623 ofrece en 1873 algunos mecanismos electorales novedosos, entre ellos el sufragio escrito, que debe ser recibido por el presidente de mesa, numerado según el orden de presentación y depositado en una urna; la fiscalización por parte de los partidos y la creación de Juntas electorales para organizar y garantizar el acto comicial.

Lo que no prospera por entonces es la idea del voto secreto, que es visto como un ejemplo de "cobardía cívica", propio -según sus enardecidos detractores- de los pueblos "sin grandeza moral".

7.Entre Guapos Y Cuchilleros

Los clubes políticos y comités de la época apoyan su eficacia electoral en la seducción del voto comprado y del acomodo en cierne, pero no desdeñan otros medios más directos y contundentes, como el auxilio de guapos y cuchilleros, que en el momento propicio son capaces de vólcar por la fuerza el resultado del comido o la voluntad remisa de los sufragantes.

La literatura y el teatro argentino abundan en estas imágenes dolosas y trágicamente reales de nuestra vida política, desde el "Juan Moreira" de Eduardo Gutiérrez hasta el Ecuménico López que delineó Samuel Eichelbaum en "Un guapo del 900"; sin omitir, por cierto, las visiones o ensoñaciones de guapos arcaicos que desliza Borges en su "Evaristo Carriego".

El Comité

Manifestación de la Liga del Sur, en 1914.


Acaso menos heroicas que estos arquetipos meramente literarios, es indudable que la existencia carnal de las "máquinas de pelea" del comité impresionó vivamente a varias generaciones de argentinos, hasta llegar a convertirse, a favor de cierto equívoco concepto de la lealtad a un hombre o una causa, en el símbolo mistificado de todo un estilo de vida.

La imagen del guapo electoral es sugestivamente idealizada por Eduardo Gutiérrez en el folletín de La Patria Argentina.

Su Juan Moreira es un paisano de "tupida cabellera negra", "barba magnífica y sedosa" y "expresión inteligente y altiva".

Una filiación policial de la época lo presenta, por el contrario, como un hombre algo grueso, afeitado, picado de viruela, de boca grande y pelo castaño tirando a rojizo.

Gutiérrez lo pone al servicio de Adolfo Alsina, cuando en realidad parece haber sido un mitrista recalcitrante, afiliado a los clubes nacionalistas del centro de la provincia de Buenos Aires.

El Comité

Adolfo Alsina.

En 1872 los doctores Mariano Acosta, autonomista, y Eduardo Costa, candidato sostenido por los nacionalistas, se disputan enconadamente la gobernación de la provincia.

Gutiérrez noveliza de la siguiente manera la intervención de Moreira, con las correcciones y extrapolaciones del caso:

"Moreira fue ardientemente solicitado por los dos partidos políticos, que conocían su inmenso prestigio; pero el paisano resistió a todas las propuestas seductoras que se le hicieron, llegando hasta desechar con una soberbia imponderable la propuesta de hacer romper todas las causas que se le seguían en Matanzas, adonde podría volver después del triunfo.

"Conociendo el ascendiente que sobre aquel hombre extraordinario tenía el doctor Alsina, a quien había acompañado como hombre de confianza en épocas de peligro, los caudillos electorales hicieron que aquél escribiera a Moreira pidiéndole que pusiera su valioso prestigio a favor de la buena causa.


Compartir:


Página 9 de 31
 

Paginas: