El Comité - pág.7 - Folklore Argentino

--20211019 1612 Visitas
el comité historia argentina folklore argentino caudillo positivo Nacimiento Partido Autonomista Nacional revolución del 90 roca radicalismo socialismo argentino testamento de Alem poetas del comité sistema electoral topargentino

¡Eso es partido!

"-¡Viva el doctor Trevexo! -exclamó don Juan.

"-¡Viva! -exclamaron los demás circunstantes, incluso mi tía Medea, que transpiraba de entusiasmo.

"-¿Por quién vota usted, señor don Pancho, para primer candidato de la lista?

"-Por mi venerado jefe, don Buenaventura.

"-¡Y yo también! -dijo don Policarpo Amador, antes de que le tocara el turno para votar.

"-¡Y yo! -exclamó don Tobías La-bao con la misma anticipación.

"-¡Por el mismo! -gritó, sin espe;´ rar que le preguntasen nada, don Pancho.

"-Por don Buenaventura -agregó don Narciso Bringas.

"-Ramón también vota por él, doctor Trevexo -dijo mi tía-; apunte, doctor, el voto de Ramón; y si ustedes me permiten votar a mí, yo...

"-Vote usted, señora, vote usted mil veces; la más poderosa válvula política de nuestro partido es la mujer. Los hombres y las mujeres coexistimos en la plaza pública. Vote usted, señora, imite usted a las matronas espartanas que se arremangaban las túnicas y declamaban en el ágora.

"-¡Mil votos por mi general!

"-Señores, ¿quieren ustedes designar el siguiente candidato? -preguntó el doctor.

"-"Por el doctor Trevexo, señores. Espero que todos me acompañarán a votar por él -vociferó don Pancho-. Por el doctor Trevexo, por el primer diplomático argentino.

"El doctor Trevexo era en este momento objeto de toda mi admiración. ¡Con qué modestia aquel gran hombre, aquel espíritu lógico y concienzudo, que acababa de exponer tanta doctrina luminosa, recibía las aclamaciones unánimes de la distinguida sociedad, que sabía aquilatar su talento superior!

"El doctor Trevexo fue aclamado unánimemente, y con la misma unanimidad, sin que se suscitara divergencia alguna, en una perfecta armonía, fueron proclamados candidatos don Benjamín, don Pancho, Don Tobías Labao, don Narciso Bringas, don Policarpo Amador y don Hermenegildo Palenque, es decir, todos los concurrentes menos mi tío ¡Ramón

"El doctor Trevexo volvió
"-Señora -dijo a mi tía-, pocas veces nos ha costado más trabajo que en esta ocasión formar una lista. Pero estoy contento. El jefe la proclamará mañana, y el partido la recibirá de sus manos consagrada,como una bandera de lucha.

"-¿Confía usted en la victoria?

"-Señora, cuando se dispone, como disponemos nosotros, de las imaginaciones populares,, los hombres desaparecen, surgen las muchedumbres; la muchedumbre es como el mar, el viento la agita, la calma, la atempera.

"Mañana nuestros hombres serán aclamados por este pueblo, que es un gran pueblo, porque sabe marchar sin preguntar nunca a dónde lo llevan. ¡La victoria será nuestra!"

4.Entre "Crudos" Y "Cocidos"

En 1862, luego de devaneos y componendas indudablemente semejantes a las que hemos presenciado, Mitre es elegido presidente de la República. La vieja cuestión de la federalización de Buenos Aires, que es replanteada por el sector adicto al nuevo presidente (en especial por Eduardo Costa y el ex rosista Rufino de Elizalde) y que concluye con la cesión provisoria de la ciudad como sede del gobierno central, ahonda, las diferencias existentes desde 1856 en el seno del Partido Liberal.

Las divergencias en torno a este problema fundamental producen la escisión .del Partido en nacionalistas y autonomistas. Los primeros, seguidores de Mitre, ven en la federalización un medio para imponer al resto del país el esquema organizativo de Buenos Aires, según el viejo y ya desprestigiado patrón centralista que esbozara años antes el equipo rivadaviano.

Los autonomistas, acaudillados por Adolfo Alsina, hombre de auténtico arraigo en las orillas de Buenos Aires, predican por el contrario los derecho^ absolutos de la provincia sobre el puerto único, aunque posteriormente, como veremos, evolucionan hacia posiciones de conciliación y se convierten en los elementos más activos del acuerdo que fusionó a ambas fuerzas.

Militan en el Partido Autonomista las figuras de mayor influencia social y política del momento.

Entre otros, José B. Gorostiaga, Vicente F. López, Manuel Quintana, Juan María Gutiérrez, Luis Sáenz Peña, Bernardo de Irigoyen, Manuel Montes de Oca, Juan Chassaing, Federico Martínez de Hoz, Vicente G. Quesada, Manuel Argerich, Marcos Paz, Dardo Rocha, Mariano Demaria, Leandro N. Alem, Aristóbulo del Valle, Miguel Cañé, Lucio V. López, José María Ramos Méjía, Roque Sáenz Peña, Luis Lagos García, Santiago Bengolea, Marcelino Ligarte, etc., a los que se suman -como financistas del Partido- los Miguens, Anasagasti, Línzué, Pereira, Ocampo, Elejalde, Subiaurre, Canal, Guerrico, amalgamados por la personalidad cautivante y el indiscutible arrastre electoral de Adolfo Alsina.

El Comité

Aristóbulo del Valle. Museo Histórico Nacional.


La división del liberalismo en nacionalistas y autonomistas, o´ cocidos y crudos, como se los rebautizó por entonces, aguza las aristas del agresivo estilo político criollo, y tiene «su virulenta expresión en los periódicos que representan y defienden los principios de ambas tendencias: La Tribuna, autonomista, y La Nación Argentina, nacionalista.

Miguel Cañé reflejó en uno de los capítulos de Juvenilia el enfrentamiento entre crudos y cocidos:

"Como escribo sin plan, y a medida que los recuerdos vienen, me detengo en uno que ha quedado presente en mi memoria con una clara persistencia. Me ? refiero al famoso 22 de abril de 1863, en que crudos y cocidos estuvieron a punto de ensangrentar la ciudad, los cocidos por la causa que los crudos hicieron-triunfar en 1880 y recíprocamente. Yo era crudo y crudo enragé.
Primero, porque mis parientes, los Varela, uno de los cuales, Horacio, era como mi hermano mayor, tenían esa opinión, según leía de tiempo en tiempo, en la «Tribuna»,-y en segundó lugar, porque la mayor parte de los provincianos eran cocidos.


Compartir:


Página 7 de 31
 

Paginas: