El Comité - pág.5 - Folklore Argentino

--20211019 2388 Visitas
el comité historia argentina folklore argentino caudillo positivo Nacimiento Partido Autonomista Nacional revolución del 90 roca radicalismo socialismo argentino testamento de Alem poetas del comité sistema electoral topargentino

La cabeza grande, y aunque vulgar por la vertiginosa rapidez con que descendía hasta la frente, exhibía un rostro lleno de majestad y de satisfecha suficiencia.

"El abdomen, ampliamente pronunciado, lo era bastante para poner en conflicto la resistencia pertinaz de las abotonaduras del chaleco y del pantalón, a las que estaba confiada la solemne misión de contener sus formas.

La fisonomía tenía grandes pretensiones a la formalidad; pero yo no sé qué diablos había en aquella cara de luna llena, que me hacía verla en menguante, a pesar de su redondez. Las piernas eran diminutas, pero morrudas; el pie pequeño, pero ancho; la cara completamente afeitada y una nariz invasora que hacía contraste con el recogimiento desdeñoso de la del señor flaco que se sentaba a su lado.

"-Señores -dijo el doctor Trevexo-, ya estamos en quorum, y es menester que comencemos. ¿Quiere usted presidir, señor don Ramón?

"Mi tío, que permanecía de espectador pasivo, salió de su letargo, y, algo cortado, puso una cara de signo interrogante, que descubría toda su indecisión para desempeñar el alto y difícil cargo que se le proponía. Mi tía le tiraba de la levita, y le decía en voz baja, pero resuelta:

"-No, Ramón; guárdate bien de meterte en lo que no sabes.

"Mi tío tragaba saliva y guardaba silencio, como un hombre que no sabe qué partido tomar. Por último rompió. ..

"-Doctor, si yo no tengo el hábito de estas cosas... No me es posible...

"-Presida usted, entonces, doctor Trevexo -dijo el señor gordo-. ¿No le parece a usted, señor don Juan? -agregó dirigiéndose al caballero flaco y ñato que había entrado con él.

Este hizo una solemne inclinación de cabeza, que significaba un signo de aprobación, y volvió a levantar su cara chata a tanta altura, que pude verle las cavernas de la nariz en toda su siniestra lobreguez.

"-Bien, que presida el doctor Trevexo -agregaron varios concurrentes.

"El protagonista de aquella reunión política no se hizo rogar más. El asiento central del sofá del salón fue desalojado para el presidente.

Este se sentó, sacó del bolsillo inferior de su levita unos papeles, los desdobló y los puso sobre sus rodillas; se sonó en seguida, estruendosamente, la nariz por dos o tres veces, dobló el pañuelo con una sola mano alrededor del puño, y lo depositó en su bolsillo, como un hombre habituado a todas esas añagazas y posturas preliminañes de los discursos.

"-Señores -dijo-, estamos empeñados en una lucha homérica; de esta lucha resultará el ser o no ser para nuestro partido. Aquí no estamos todos, pero no convendría que lo estuviéramos.

Una cosa son las reuniones populares de los teatros y de las calles, otra cosa deben ser los actos de la dirección y de la marcha de nuestro partido: una cosa son las batallas en las guerrillas, en las cargas y en los entreveros, y otra cosa son las batallas en el cuartel general.

El elector, el club parroquial, pueden ir valientemente al atrio a votar, porque no tienen responsabilidades; el soldado muere en el asalto, en la lucha cuerpo a cuerpo; la metralla lo quema y lo despedaza, pero muere sin responsabilidad.

La responsabilidad de las grandes luchas electorales, como de las grandes acciones de guerra, está en los generales: el soldado no muere sino materialmente, de un bayonetazo, de un tiro de fusil, de una bala de cañón, de hambre y de sed; pero el descalabro de una campaña política o militar es la muerte moral de los jefes, y la muerte moral de las cabezas es la muerte del espíritu dentro del cuerpo vivo: una especie de embalsamiento inconsciente.

"Tratemos, señores, de formar una lista de diputados. Nada más prudente que confiar su elaboración a las corrientes encontradas del pueblo -continuaba el doctor Trevexo sin escupir-. «El Estado soy yo», decía Luis XIV. La forma democrática se inspira en el derecho natural.
En la tribu los más fuertes, los más hábiles, asumen la dirección de agrupaciones humanas: el derecho positivo codifica la sanción de las legislaciones inéditas del derecho natural, y nosotros exclamamos: «¡El pueblo somos nosotros!».

"-¡Muy bien, muy bien, perfectísimamente!, continúe usted, doctor -le interrumpió el señor gordo sin poder contener la ola de entusiasmo.

"-Se critica el sufragio universal pero no se da la razón de su crítica; el error de los que lo combaten acerbamente consiste en creer que el sufragio universal es el derecho que todos tienen de elegir. ¡Error! ¡Grave error, señores!

Si las leyes del Universo están confiadas a una sola voluntad, no se comprende cómo la universal puede estar confiada a todas las voluntades.
El Comité

"Cosas inútiles: la urna electoral ´. Caras y Caretas, 1902.

El sufragio universal, como todo lo que responde a la unidad, como la Universidad, bajo el gobierno unipersonal de un rector, ¡unipersonal, fíjense ustedes bien!, es el voto de uno solo reproducido por todos.

En el sufragio universal la ardua misión, el sacrificio, está impuesto a los que lo dirigen, como en la armonía celeste el Sol está encargado de producir la luz y los planetas de rodar y girar alrededor del Sol, apareciendo y desapareciendo como cuerpos automáticos, sin voz ni voto en las leyes que rigen la armonía de los espacios. Y declaro, señores, que esto último no es mío sino del Divino Maestro.

"-¡Pero es admirable! -exclamó el señor gordo.

"-¿Entiende usted, misia Medea? -agregó dirigiéndose en voz baja a mi tía.


Compartir:


Página 5 de 31
 

Paginas: