Festival Nacional De Folklore - pág.3 - Folklore Argentino

--20200415 5463 Visitas
meta fiestas folklóricas fiestas populares fiestas tradicionales fiestas célebres celebraciones argentinas ferias argentinas enero 1970 topargentino

La larva de su destino histórico no había muerto, faltó sólo ambientar el lugar de su morada, para que surgiera a los cuatro vientos el arrollador impulso de una raza, de un pueblo y de un sentir y que se desborda en busca de su verdadero cauce.

Al Festival Nacional De Folklore no hubo necesidad de imponerlo; sólo hubo, que encauzarlo para que no arrastrara en su corriente, las impurezas del camino y conservara la limpidez de su esencia.
En plena ruta nacional se levantó un gran escenario, que decía de la audacia de una esperanza y de la convicción de un-anhelo. Toda la calle a lo largo y a lo ancho fue platea abigarrada de público, que de pie, fue dando color, vida y aliento a una fiesta que nacía para ser brújula dél alma criolla y gaucha de nuestro pueblo.

Así nació el primer Festival Nacional De Folklore. Su canción de cuna estuvo en la voz de Jaime Dávalos, Eduardo Falú, Horacio Guaraní, Ismael Gómez, Los Chalchaleros, Los Helmanos Albarracín y de todas las provincias hermanas que trajeron junto al fogón criollo, imperecedera lámpara votiva de nuestra Tradición, su andar de leguas, su emoción argentina a manos llenas, como si fueran rosas multicolores, para ofrendarlas a la patria en el vaso iridiscente de Cosquín.

El esfuerzo espiritualista de los hijos argentinos dio sus frutos y la semilla de ellos cayó en tierra virgen y fecunda. Así llegamos al segundo Festival Nacional De Folklore en enero de 1962. No encontramos la palabra que pueda definirlo exactamente; quizá no exista, porque el lenguaje humano no es capaz de transponer el umbral de la emoción, sólo atinamos a decir que fue éxito y júbilo.

Exito porque fue el reencuentro de la patria con su pasado y con sus hijos en el fraterno abrazo de un presente que señala rumbos al porvenir. Júbilo porque la gran familia argentina se ha encontrado en la sene illa pureza de su alma y el corazón se exterioriza espontáneo.
Nuevamente, reconfortados con el éxito del primero, emprendimos de nuevo la tarea y. volvimos a levantar en plena ruta el escenario para el segundo Festival Nacional de Folklore; pero ya fue necesario colocar bancos y así lo hicimos en un total de mil quinientos asientos. Esto fue el embrión de la gigantesca platea que acariciaba nuestros sueños.

Ya en el camino consagratorio, no podía fallar la parte filosófico cultural que aflora en iodo movimiento popular y entonces, como lógica consecuencia, nació el Ateneo Folklórico de Cosquín, máxima expresión de un anhelo hecho realidad y que hoy marcha a la vanguardia. de su ruta específica.


Compartir:


Página 19 de 21
 

Paginas: