Fiesta Del Niño Alcalde - pág.2

Fiesta Del Niño Alcalde - pág.2 Top Argentino

Folklore Argentino

--20200415 1376 Visitas
meta fiestas folklóricas fiestas populares fiestas tradicionales fiestas célebres celebraciones argentinas ferias argentinas enero 1970 topargentino

Año Nuevo Pacari - Cánción entonada por los «allis»

Versión Española

Al amanecer el Año Nuevo,
Resplandece el Niño Jesús
Ganando aun ál sol.
Ganando aun las estrellas;
Abrid tu vela,
Para que ayudes a alumbrar.
Cual dorado sol
Tu corona reluce,
Virgen de Copacabana, madre mía.

Es en Belén, es en Belén,
En el rosal de Belén,
en su pueblo de Belén,
En medio de dos ladrones,
Poderosamente nace Dios;
Tú hermosa lo esperarás.
Virgen de Copacahana, madre mía.

Cuando alguien diga: «¿quién es?»
«Es el Padre Santo», le dicen.
Estrella, estrella mía.
La estrella te ganó.
Niño Jesús de ¡a banda do soy.
Flor de rosa de la banda do soy.
Virgen de Copacabana, madre mía.

«Hay en el cáliz
Vino», diríais,
Nuestro Padre Jesucristo,
ese buen Padre nuestro,
Niño Jesús de la banda do soy.
Virgen de Copacabana, madre mía.
Flor de rosa de la banda do soy.
Virgen de Copacabana, madre mía.
El día amanece ya,
Madr.e Virgen ¿dónde vas?
Tu Padre de Jerusalén,
Hará fácil tu cruz:
Niño Jesús de la banda do soy,
Flor de rosa de la banda do soy:
Virgen de Copacabana, madre mía.

Levántate, madre mía,
Busca al Padre, Jesús,
Niño Jesús de la banda do soy,

Extravía la vía del Perú,
Extravía la vía del Cuzco.
He aquí el cáliz,
Nuestro Padre, digno Santo.
Niño Jesús de la banda do soy,
Flor de rosa de la banda do soy,
Virgen de Copacabana, madre mía.

Levantaráse lo que tengo que ver,
y la vía del Cuzco do tengo que i
Padre Cristo partiremos ya,
Hermoso santito mío eres;
Hermosa Virgencita mía eres,
En ebullición, en ebullición,
Limpiando sus lágrimas,
Virgen de Copacabana, madre, mía.


El «Tincunaco», Entre El Nino Alcalde y San Nicolás



Es verano. Un sol de cuarenta y tantos grados calcina los naranjos de la ciudad de Todos los Santos de la Nueva Riojá.. No obstantei dentro de la Catedral se apretuja la gente para la novena. En la penumbra, sobre el altar mayor, San Nicolás, el de la cara morena, contempla sereno la multitud, los promesantes y las mujeres rebozadas con el mismo color que su vestidura de obispo. Se oyen cantos, murmullos, movimientos; termina la novena. La gente se levanta, pero no sale todavía. Se arremolina en el atrio alrededor de algunas personas.


Compartir:


 

Paginas: