Santiago Derqui

Santiago Derqui Top Argentino

Biografías de Argentinos

12-10-2019 42 Visitas

Santiago Derqui nació en Córdoba, el 19 de junio de 1809. Doctor en Derecho. Diputado provincial y por su provincia al Congreso Constituyente de 1853. Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública. Presidente de la Nación. Falleció en Corrientes, el 5 de setiembre de 1867.

Santiago Derqui.
Grandes Argentinos

La base de su fuerza estaba en su serenidad. No se precipitó, ni retrocedió cuando su destino lo colocó en el trance de la lucha abierta. Conocía a los hombres y el medio, y muchas veces, cuando a manera de novedad le comentaban la vida y la historia de algún contemporáneo esperando su admiración o su sorpresa, Derqui, sonriente, anticipaba la historia con más detalles de los que el informante ofreciera.
Nació en Córdoba el 19 de junio de 1809 de una familia de antigua raigambre colonial, recibiendo la educación común en los niños de las familias acomodadas. Las escuelas primarias, como también la enseñanza superior, estaban en manos de religiosos o de profesores y maestros que seguían la norma autorizada por los miembros de las órdenes o congregaciones, sabios sacerdotes que suplían la falta o las deficiencias de los institutos y universidades oficiales. Aprendía fácilmente y cumplía en los exámenes sin ir más allá de lo normal. Por eso en sus años de estudiante no suscitó envidias ni levantó admiraciones. Tenía el respeto de sus condiscípulos y el afecto de sus maestros.
A los 22 años obtuvo el título de doctor en derecho. Entonces demostró el silencioso y sereno estudiante sus excepcionales condiciones. Penetró en la vida política de la nación, convulsionada por los caudillos, con tal pericia y conocimiento, que su consejo fue solicitado por los prominentes de su provincia, miembros de la familia de los Reinafé, comenzando por el mayor de los hermanos, don Francisco. El joven abogado fue elegido diputado provincial, desarrollando una intensa actividad política y sosteniendo con valentía su posición frente a Buenos Aires, que pretendía imponerse a las demás provincias.
Derqui era unitario, como unitarios eran los amigos y admiradores que políticamente lo elevaron.
Llega el 16 de febrero de 1836. En ese día, caía asesinado en Barranca Yaco el caudillo más fuerte e influyente: Juan Facundo Quiroga. Su fin conmovió a todo el país, pero principalmente a la provincia donde corrió su sangre. En esa hora de incertidumbre, Derqui, joven aún, pero finne promesa para la Patria, ocupó la Presidencia del Consejo Provincial demostrando su capacidad para hacer respetar el derecho en una hora en que no era más que una utopía.
Era amigo y consejero de los Reinafé, mezclados, sin culpa, por la voluntad de Rosas (según la mayoría de los historiadores y comentaristas de la época) en la muerte de Quiroga. Y como Rosas logró imponer desde Buenos Aires su voluntad en la desconcertada hora que vivía Córdoba, colocó al frente de la Provincia a un gobernador que respondía absolutamente a su orientación. Su primera providencia fue el destierro del presidente de la Legislatura Provincial, doctor Santiago Derqui.
Pero el tiempo no pasa inútilmente para hombres de su linaje. Esperó en su destierro estudiando el paso de los sucesos y los hombres.


Compartir:




Paginas: