Hipolito Bouchard - pág.6 - Biografías de Argentinos

--20191012 3296 Visitas

Hipólito Bouchard nació en Saint Tropez (Francia), entre 1782 y 1785. Marino y militar ilustre. Hizo la guerra del corso y comandó la arm ada argentina, obteniendo significativos triunfos contra las fuerzas realistas. Paseó nuestra bandera por todo el mundo en un viaje triunfal. Falleció en Lima, el 6 de enero de 1837.

Hipolito Bouchard.
Cruzó «La Argentina» frente a las costas de Bengala, navegó por el archipiélago de la Sonda, infestado de piratas indígenas, arribando penosamente a la isla de Java con la mayor parte de su tripulación agotada y enferma de escorbuto. No menos de cuarenta hombres perecieron, pero repuestos los más, el 18 de noviembre abandonó la isla sin haber aún encontrado naves realistas. A comienzos de diciembre entró en el estrecho de Macassar, donde fue audazmente abordado por cinco embarcaciones piratas. Luego de una encarnizada lucha la que había intentado el abordaje fue tomada al asalto quedando muertos o cautivos sus ocupantes. Algunos, en acto de severa justicia por el asesinato de tripulantes de naves de comercio capturadas, y previo consejo de guerra, fueron dejados en la embarcación apresada, que fue hundida a cañonazos.
«La Argentina» arribó a la isla Luzón del archipiélago filipino, tras siete meses de crucero, sin haber hecho presa alguna española. No obstante la presencia de buques de guerra españoles en el puerto de Manila estableció el bloqueo de este puerto y durante más de tres meses realizó correrías hostilizando al comercio, haciendo más de una veintena de presas en ese puerto y en los de Santa Cruz y San Ildefonso. En el segundo de los nombrados, en dos abordajes capturó un bergantín que fue agregado a la expedición con una tripulación de presa y que más tarde se perdió en un temporal.
Antes de finalizar el mes de mayo de 1818, abandonó Bouchard las costas filipinas; las penurias del largo crucero se hacían sentir obligándole a desechar la idea de dirigirse al puerto chino de Cantón. Tomó rumbo a las islas del archipiélago de las Sandwich, adonde llegó el 17 de agosto, y donde le esperaba la más extraordinaria de sus aventuras; la de transformarse en diplomático al negociar con el rey Kameha-Meha, del archipiélago, un tratado de unión para la.paz, la guerra y el comercio, reconociendo el rey indígena la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Resultado de estas negociaciones fue la devolución de parte del rey Kameha-Meha, con la debida indemnización de gastos, de la corbeta «Santa Rosa», cuyo nombre más corriente era «Chacabuco», que enarboló la bandera del Río de la Plata y dedicada al corso en el Pacífico se había sublevado, siendo finalmente vendida a dicho monarca por sus tripulaciones. Como expresión de satisfacción por el tratado firmado y por la recuperación de la corbeta. Bouchard obsequió al rey prendas personales, sombrero elástico, charreteras y espada, a la vez que en nombre de las Provincias Unidas del Río de la Plata le extendía un despacho que lo acreditaba en el grado de teniente coronel, obsequiándole el correspondiente uniforme.
La desmantelada «Chacabuco» fue alistada por Bouchard, armándola y tripulándola con parte de los marinos de «La Argentina» y con una treintena de nativos que se ofrecieron a correr la suerte del crucero hasta las costas de México y América Central.


Compartir:


Página 6 de 9
 

Paginas: