Hipolito Bouchard - pág.2 - Biografías de Argentinos

--20191012 3295 Visitas

Hipólito Bouchard nació en Saint Tropez (Francia), entre 1782 y 1785. Marino y militar ilustre. Hizo la guerra del corso y comandó la arm ada argentina, obteniendo significativos triunfos contra las fuerzas realistas. Paseó nuestra bandera por todo el mundo en un viaje triunfal. Falleció en Lima, el 6 de enero de 1837.

Hipolito Bouchard.
El mar Mediterráneo que nos trajo a Azopardo, Fournier, Toll y a otros, nos mandó a la figura predestinada a llevar el pabellón de la patria a los más lejanos mares en una aventura de corso que inmortalizaría Mitre en su relato del crucero de «La Argentina».
Con hidalguía debemos tener siempre presente el recuerdo de los ciudadanos que de tierras lejanas llegaron al Río de la Plata para aportar sus energías en las luchas de la independencia.
Los que de afuera vinieron a sumar sus fuerzas a los hijos de las Provincias Unidas del Río de la Plata, abrazaron una causa que si no lo era por su sangre, lo era por los nobles principios que le daban su aliento vital. Por eso. los hombres responsables de nuestros primeros gobiernos, no practicaron la nacionalidad con anteojeras y recibieron complacidos a todos los ciudadanos del mundo que se encontrasen identificados con los ideales de la siempre inmortal gesta de Mayo.
En apoyo de ellos, tostados por el sol y las brisas de los siete mares, irrumpieron en bélico empuje en las costas del Río de la Plata para aunar su valor al de los marinos criollos, fue que la costa poética del mediodía de Francia, nos trajo a Bouchard, cuyo nombre quedaría grabado con el buril de sus hazañas en páginas del historial de la Marina de Guerra de la patria.
La Junta Gubernativa de Mayo, al decidir disputar el dominio del Río de la Plata a los marinos realistas del Real Apostadero de Marina de Montevideo, emprendió una tarea que la escasez de elementos y hombres hacía quimérica. Se alistó con la premura del caso una escuadrilla fluvial formada por la goleta «Invencible», el bergantín «25 de Mayo» y la balandra «América», cuyo mando se confió al marino Juan Bautista Azopardo.
Bouchard se encontraba entonces en el Río de la Plata, con antecedentes de haber prestado servicios en la marina corsaria francesa. Identificado con el movimiento, la Junta lo designó el 1° de febrero de 1811 comandante del bergantín «25 de Mayo», buque de 18 cañones y 100 hombres de tripulación, nombramiento en el que influyó la amistad de Azopardo.
El 10 de febrero se presentó en la cubierta de la «Invencible» el diputado de la Junta, Francisco de Gurruchaga, para entregar el despacho de teniente coronel de marina al comandante de la escuadrilla, las instrucciones a que debía sujetarse su misión y la proclama a las tripulaciones. A poco las naves patriotas hincharon sus velas y se internaron en el Río de la Plata en dirección a Martín García.
Debían remontar el Paraná, dirigirse a Santa Fe y Corrientes, interceptar las naves procedentes del Paraguay e impedir su unión con las de Montevideo y el auxilio de armas, haciendo presas si fuera posible.
Los de Montevideo formaron a su vez otra escuadrilla al mando del capitán de fragata Jacinto de Romarate, compuesta por el bergantín «Belén», de 14 cañones; el bergantín «Cisne», de 12 cañones y los faluchos «Fama» y «San Martín», de un cañón.


Compartir:


Página 2 de 9
 

Paginas: